Secundaria

Alrededor de los 12 años se inicia la secundaria en México, abarca la última etapa del segundo septenio y el primer año del tercer septenio, es decir, la pre adolescencia y el inicio de la adolescencia. Ahora el niño busca conquistar el mundo exterior. Se requiere orientarlo hacia el todo universal.

Es una etapa de cambios significativos, no sólo físicos. Progresivamente se revela la experiencia de una intimidad espiritual que se abre al exterior. Entra en el escenario el pensamiento causal y una mayor capacidad de abstracción. Los niños requieren aún del aprendizaje a través de imágenes y de apoyarse fuertemente en experiencias que desarrollen, configuren y refinen su vida emotiva. Hay nuevas energías y capacidades latentes que pueden y deben convocarse.

El currículum Waldorf de cada grado va al encuentro de dichas habilidades propiciando su despliegue y sano desarrollo. En muchas materias, en especial en ciencias (física, química y biología) se parte de la experiencia directa y se llega al conocimiento por el camino de la imaginación, la reflexión y el arte.

Las humanidades se dirigen al hambre por explorar, conocer y ampliar los horizontes, las perspectivas de la vida, entretejiéndose con biografías de grandes hombres. Con ello se alimenta el sano idealismo, que late como necesidad en los jóvenes y que los impulsará con fuerza en el futuro.

A partir de los 15 años comienza el tercer septenio. Es el inicio del desarrollo del pensamiento analítico, se enriquece la vida anímica propia y desarrolla la personalidad. Un sentimiento inminencia del futuro se va haciendo presente en el joven.

 

Botón volver arriba